Maridaje con pastas

La pasta en si no nos dice nada, dependemos totalmente de la salsa con la que la acompañemos. // AUTOR: VINOS Y GASTRONOMÍA

Salsa boloñesa: Requerimos de un vino tinto, ya sea joven o crianza:

Salsa de tomate y verduras: Tinto joven o rosado para obtener la frescura de la truta. También podremos optar en algun caso por un blanco con cuerpo como un chardonnay o un pinot gris.

Pasta ligera, con mozzarella, orégano y aceite de oliva: Necesitamos un rosado que pronuncie sus sabores y aromas.

-->

Salsas marirenas, acompañados de mejillones: Dos opciones tenemos en este caso, nuestro plato quiere potenciar el sabor marinero vino blanco o espumante. Un vino blanco joven con todo el sabor y aromas frutales que se van a llevar de maravilla con nuestra salsa o bien un espumante que se armoniza perfectamente con ella.

Pasta fresca al huevo, con salsa cremosa y parmesano: Aquí de nuevo para gustos colores, pero eso si un vino rosado o un vino blanco joven.

SUGERENCIAS

Con salsa ligeras (bechamel, carbonara)
Blancos con cuerpos y viva acidez, jóvenes o con paso por barrica, rosados ligeros y frescos

Con salsas de carne o pastas rellenas de carne
Tintos de cuerpo medio jóvenes o media crianza

Con salsas de hortalizas o verduras
Rosados con buena acidez y con cierto cuerpo, tintos ligeros y suaves

¡JUANCHO Cocina!

Entradas populares