Naranja confitada

Muchas veces queremos adornar un postre o una torta con algo diferente y recurrimos a frutas confitadas. Aquí te muestro como hacer naranja confitada, que no solamente sirve para adornar, sino para deleitar a nuestros nietos con una golosina sanísima.

Lo que lleva:

3 naranjas medianas bien limpias
225 gr de azúcar blanco y extra para rebozar



-->

Cómo se hace:

Para esta receta se usa la cáscara (piel) de la naranja.
Pelamos la naranja tratando de hacerlo sin mucho ollejo (parte blanca). Cortamos en trozos y ponemos a hervir. Cuando hierve unos minutos, retiramos y volvemos a introducir las cáscaras en un recipiente con agua fría y hervimos nuevamente. Repetimos esta operación tantas veces sea necesario, hasta que las cáscaras queden tiernas. Retiramos del agua y dejamos que pierdan la humedad.

En una sartén caliente añadimos el azúcar y un vaso de agua. Cuando empiece a burbujear y se haya formado el almibar, añadimos la piel y la dejamos hervir a fuego medio durante 30 minutos. No hace falta remover.
Transcurrido este tiempo, colamos y apartamos las tiras de piel de naranja confitada.

Sobre una zona de trabajo limpia, añadimos azúcar y sobre ella las tiras confitadas. Las rebozamos en el azúcar, pasando un rodillo de cocina por encima.
Después, con la ayuda de un colador, vamos separando el azúcar sobrante de las tiras confitadas rebozadas que iremos pasando a otro recipiente de donde ya nos las podremos comer.
El azúcar sobrante queda impregnado del aroma y la sustancia de las tiras de la piel de naranja, por lo que también podemos aprovecharlo para endulzar cualquier bebida y así conseguir aromatizar la bebida a naranja. Y por supuesto, no nos podemos olvidar del jugo de las tres naranjas utilizadas.

¡JUANCHO Cocina!

Entradas populares