Ir al contenido principal

Destacados

Mini pizzas de verduras con pan de molde

Lo que lleva:

(4 personas)
150 g de rebanadas de pan de molde (4 rebanadas)
60 g de salsa de tomate casera
40 g de pimiento del piquillo
40 g de calabacín fino
20 g de pimiento verde italiano
20 g de pimiento rojo en tiras
40 g de cebolleta fresca
40 g de aceitunas negras
80 g de queso mozzarrella rallado

-->

Cómo se hace:

Esta receta es muy apropiada para elaborar con niños y hacer caras divertidas con la pizzetas. Aplastamos ligeramente el pan de molde y los niños pueden ir cortando con el cortapastas redondo las pizzetas.

Untamos cada rebanada con la salsa de tomate, espolvoreamos la mitad del queso rallado. Colocamos trocitos de calabacines, pimientos y aceitunas negras formando los ojos, nariz y boca, aquí dejamos libre la imaginación haciendo divertidas caras o figuras con los vegetales y terminamos espolvoreando con el resto de queso.

Introducimos durante 15 minutos en el horno a 180º C y luego 5 minutos más a 250º C. Servimos según en el momento que se gratine la superficie.


Otra manera de hacer huevos escalfados (poché)

recetas con huevo
Ya vimos la manera fácil de preparar los huevos poché con una bolsita de film. Hoy veremos la forma más complicada.

Lo que lleva: Receta de Directo al Paladar
Huevos
Agua
Vinagre

Cómo se hace:
El líquido donde escalfemos un huevo tiene que estar compuesto por agua y un 10% de vinagre. Y no se le puede poner sal. Ponemos el agua a hervir y cuando llegue el punto de ebullición lo apartamos del fuego.

Echamos el huevo con ayuda de un cuenco, nunca de golpe. Primero metemos el cuenco en el agua y dejamos que esta entre despacio rellenando el cuenco ligeramente. Y hacemos un juego con la muñeca y la mano depositando ligeramente el huevo en la cazuela.
Tapamos, recordemos que fuera del fuego, y dejamos durante unos 3 minutos. Tiempo suficiente para que la clara quede cuajada y la yema líquida.

-->

A continuación lo refrescamos inmediatamente, si hace falta lo sumergimos con una espumadera en agua fría con hielo durante unos segundos. Esto evita que se siga cocinando por el calor residual y que la yema se cuaje.
Por último solo queda calentarlo cuando se vaya a servir con alguna salsa caliente por encima.
¡JUANCHO Cocina!

Entradas populares